El bombardeo de Sant Felip Neri y Dora Bruder

Escrito en el reverso: “Niñas del colegio Antonio Solís de Alcalá de Henares, durante el recreo en el patio del refugio nº 1. 9-1936”
(ANC, Fons Brangulí Fotógrafs)

El treinta de enero de 1938 la plaza de Sant Felip Neri fue atacada con bombas dos veces, a las 9h y a las 11,20h de la mañana. Allí estaba el refugio de guerra nº 1 destinado principalmente a niños procedentes de Madrid. Muchos de ellos murieron en esos atentados camuflados en una guerra.

Acompaño a esta foto de unos niños refugiados jugando en esa plaza, con unos fragmentos de Dora Bruder, de Patrick Modiano. Un pequeño relato que me ha hecho descubrir Alex Espinós. Está confeccionado con una combinación de recuerdos propios del autor y documentos administrativos relativos a personas desconocidas. Nos habla de otro hecho terrible justificado con uniformes. La deportación a campos de exterminio de unos ciudadanos franceses, llevada a cabo por otros conciudadanos. Pero el libro también trata del ejercicio de recuperar esos recuerdos y de cómo, durante ese proceso aparecen fragmentos de la propia biografía del escritor con zapatos de investigador.

Hace ocho años, en un viejo ejemplar de Paris-Soir, con fecha del 31 de diciembre de 1941. me llamó la atención una sección, “De ayer a hoy”, en la página tres. Leí:

París
Se busca una joven, Dora Bruder , de 15 años, 1.55 m, rostro ovalado, ojos gris-marrón, abrigo sport gris. pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano, 41, París.

Conozco desde hace tiempo el barrio donde está el bulevar Ornano. De niño acompañaba a mi madre al mercado de las Pulgas de Saint-Ouen. Bajábamos del autobús en la puerta de Clignancourt y a veces en el ayuntamiento del distrito XVIII. Siempre en sábado o el domingo después de comer.

En invierno, en la acera del bulevar, que discurre a lo largo del cuartel de Clignancourt . Solía estar entre la multitud de gente. con su trípode. un fotógrafo gordo de nariz grumosa y lentes redondos que ofrecía una “foto de recuerdo”. En verano se instalaba en el puerto de Deauville. Pero allí, en la puerta de Clignancourt, los transeúntes no parecían tener muchas ganas de fotografiarse. Levaba un viejo sobretodo y un zapato agujereado.

(…)

Lleva tiempo conseguir que salga a la luz lo que ha sido borrado. Quedan pistas en los registros pero se ignora dónde están escondidos y qué guardianes los vigilan y si querrán enseñárnoslo. O tal vez simplemente, han olvidado que esos registros existen.

Plaza Sant Felip Neri. (Ricard Martínez, 7 de enero de 2007)

1 de marzo de 1936 y 26 de enero de 1939. Fotos de gobernantes entrando en Barcelona


Aviones sobrevolando la ciudad durante el desfile de tropas hispano-italianas, 21 de febrero de 1939. (Fons Brangulí Fotógrafs, ANC. Ricard Martínez, 2010)

El 21 de febrero de 1939, uno de los Brangulí, no sabemos quien de los tres, dirigió su cámara al cielo para fotografiar unos aviones. Estaba en la base del monumento al presidente de la Primera República Pi i Margall, situado en la confluencia de la Diagonal con el Paseo de Gracia, un lugar conocido como el Cinc d’Oros, aunque, entonces, ya se llamaba plaza de la Victoria. Había ido allí para cubrir el desfile de tropas hispano-italianas que conmemoraban así su entrada en la ciudad, el 26 de enero, tras tres años de guerra. Alguien había tuneado el monumento con una bandera del ejército vencedor en la escultura que remataba el obelisco.

Izquierda, llegada a Barcelona del presidente Companys, 1 de marzo de 1936. Derecha, desfile de tropas hispabo-italianas, 21 de febrero de 1939. 
(Fons Brangulí Fotógrafs, ANC. Ricard Martínez, 2006)

Ese mismo Brangulí había tomado también otra foto del mismo desfile. Esta vez, desde el zócalo del monumento. Tiempo atrás, uno de los tres Brangulí había hecho otra foto muy parecida desde ese mismo lugar. Era el domingo 1 de Marzo de 1936. Ese día, tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero, se había organizado en Barcelona la recepción del presidente Companys. Llegaba del penal del Puerto de Santa María, para tomar de nuevo posesión de su cargo. Había sido encarcelado allí, junto con el resto de su gobierno, tras el fracaso de la revolución de octubre de 1934.

Hace ya tiempo que estamos tomado fotos desde el mismo lugar en que alguien ya lo ha hecho antes que nosotros.

Agustí Centelles. La última foto de la Guerra Civil

El ejército franquista entró en Barcelona el 26 de enero de 1939. Centelles había salido de la ciudad poco antes de esta ocupación y poco después de tomar esta fotografía. La última de la guerra civil.

El Villa de Madrid hundido y escorado sobre estribor en el muelle de España, Barcelona, enero de 1939. (Agustí Centelles/Arxiu Centelles-Ricard Martínez)

Plano del puerto de Barcelona en setiembre de 1939. En él aparece la situación de los barcos que resultaron hundidos durante los bombardeos de los años anteriores. Estas naves aparecen diferenciadas entre las que resultaron insalvables (en blanco) y las que pudieron ser reflotadas (en negro). (Comisión de la Armada para Salvamento de Buques. Barcelona, 1941. Biblioteca del MMB)

Gracias las referencias que hay en la fotografía de Centelles de la torre Jaume I y la montaña de Montjuic, podemos ubicar fácilmente sobre el plano al fotógrafo en el muelle de la Barceloneta, entre la proa del Uruguay y la popa del African Marine.


Así, es posible identificar el barco que ocupa el centro de la imagen como el Villa de Madrid, que, como se indica, fue reflotado el 25 de mayo.

En enero de 1939, fue gravemente averiado por bombardeo de la aviación nacional en el puerto de Barcelona, amarrado en el muelle de España, quedando hundido y escorado sobre su costado de estribor. Este era el estado en que se encontraba el 26 de enero de 1939, al entrar en Barcelona las tropas nacionales, así como en la fecha de finalizar la guerra civil. (Marino Gómez-Santos, Todo Avante. Citado en Vida Marítima, de donde procede también la foto)

Pueden profundizar en la historia de ese barco en ese mismo blog. Yo, simplemente, destacaré que, tras ser reflotado, fue devuelto a la compañía armadora. Cubrió diversas lineas hasta que, en 1979 fue desguazado. Poco antes había realizado trayectos entre Barcelona y Maó. Quien en esa época haya viajado allí, posiblemente lo haya hecho en el Villa de Madrid.

Ficha médica. 21 de enero de 1939. Algunos datos de esta ficha se han ocultado, en cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. (Arxiu Històric de l’Hospital de Sant Pau)

Ya había mostrado un documento similar antes. Ahora se trata de la ficha de atención médica de un carabinero. Según estos datos, el agente fue herido el 21 de enero de 1939, mientras prestaba servicio a bordo del Villa de Madrid. La ciudad sería ocupada seis días después. Centelles sería evacuado el día 25, horas antes de la ocupación. Entre esos cinco días realizó la foto del barco escorado. No podemos precisar más, pero podemos afirmar que, de momento, se trata de la última foto documentable de Centelles en Barcelona.

Con este artículo despedimos la instalación Forats de Bala, que fue desmontada el pasado lunes, 11 de enero de 2010.

Agustí Centelles y los Ascaso frente al cuartel de Drassanes. Fotografía de un paisaje minutos antes de morir.

20 julio 1936. Hermanos Ascaso. Francesc y Joaquim. Francesc murió 20 minutos después de ser obtenida la foto, en el asalto al Cuartel de Atarazanas. (Foto B/N: Agustí Centelles-Arxiu Centelles) © Ricard Martínez.

Centelles tomó esta foto de buena mañana, el 20 de julio de 1936, en la plaza del Teatro. Allí, la CNT instaló su cuartel general, la madrugada del día anterior. Desde ese lugar podían hostilizar las Dependencias Militares (actual gobierno militar), el cuartel de Drassanes y la base del monumento a Colon, donde los militares insurrectos de habían hecho fuertes. También impedían que desde esta zona enlazaran con el núcleo rebelde de Plaza Catalunya. Desde allí mismo, el sindicato anarquista había lanzado el asalto sobre las posiciones sublevadas de la Bretxa de Sant Pau, de la que en su momento ya hablé.

Vamos a zambullirnos en esta foto.
Francisco Ascaso está sonriendo desenfocado. Sabemos, por una nota de Centelles, que moriría veinte minutos después. Hay alguien que ya lo ha hecho. Su cuerpo yace tras unas sillas amontonadas.
Los arcos del convento de Santa Mónica son ahora una estructura de metal y vidrio. Más allá, unas casetas de venta de libros de viejo. Ahí morirá Ascaso cuando se acabe el cigarrillo y empiece el combate. Al fondo se adivina el cuartel de Drassanes, a medio demoler, donde resistían los funcionarios sublevados.

La iglesia de Santa Mónica, medio oculta tras la mirada de Joaquín Ascaso, ardería en unas horas.

Maneras de acudir a un combate. Con el pañuelo asomado al bolsillo de la americana, el pelo engominado y sandalias con calcetines. Ya he hablado en otro momento de las maneras de sujetar un cigarrillo. Aquí hay tres ejemplos.

Los soldados que eran capturados, o se rendían, eran inmediatamente desarmados y licenciados.
Sabemos, por la memorias de Escofet, que una pequeña tropa con un suboficial había conseguido salir del cuartel de Drassanes con una ametralladora. Este podía ser uno de ellos. Parece que va completamente uniformado, excepto las cinchas, que le habrían sido extraídas al desarmarlo. Lleva un brazalete, para ser distinguido de los militares sublevados.

Este personaje se protege tras el cañón y apoya una escopeta de caza en la cureña. Tras él, parece que hay un cuarto personaje. Al menos puede distinguirse el antebrazo apoyado sobre el muslo. A él podría pertenecer la otra escopeta de caza que asoma por la derecha.

Otro detalle. Esta vez es la nota manuscrita por Centelles sobre el tercer compartimento de la carpeta 45 de su archivo. El único rastro de la foto que estamos escudriñando es una reproducción que se encuentra en la carpeta 10. El original, junto con el resto de las imágenes del referido asalto al cuartel de Drassanes, se ha perdido.
(Arxiu Centelles. Foto Ricard Martínez)

Una nota aparecida en La Vanguardia, el 12 de agosto, proporciona una pista del destino de los negativos:

SOBRE LA MUERTE DEL CAMARADA ASCASO.
Se ruega a un fotógrafo que estuvo durante la toma de Atarazanas al lado del grupo en el que iba Ascaso comprenda la trascendencia documental del celuloide impresionado y se sirva pasar por la Redacción de "Solidaridad Obrera" y "Tierra y Libertad", Unión, 19, para que nos pongamos de acuerdo sobre la utilización de esas fotografías y remuneración del trabajo, si el dicho fotógrafo tiene que ganarse la vida con su profesión.

No está muy clara la procedencia del proyectil que mató a Francisco Ascaso. Es posible que esta ambigüedad motivara el interés de la CNT por estos negativos, actualmente desaparecidos.

Escrito en el reverso: Barcelona: lugar donde cayó F. Ascaso en los primeros momentos de la lucha.
Esta foto está tomada en la avenida del Portal de Santa Madrona, junto a las casetas de libros de viejo que aparecían en el primero de los detalles que he mostrado y que aquí medio se ven tras las faldas y pantalones congregados. Los ladrillos proceden, sin duda, de los escombros del cuartel de Drassanes. (Fundación Anselmo Lorenzo. Autor desconocido)


De la foto de Centelles, no queda ni el negativo. Actualmente, sólo permanecen en su lugar los edificios de la derecha y algunos árboles. Centelles había fotografiado un paisaje a punto de desaparecer. (foto Ricard Martínez)

Agradecemos la colaboración del Arxiu Centelles y de la Fundación Anselmo Lorenzo, que nos han permitido utilizar las imágenes que acompañan este estudio.